Carta abierta al Rector José Ángel Narváez Bueno a raíz del curso pseudocientífico

Imagen de una pluma escribiendo una carta

Estimado Rector Magnífico José Ángel Narváez Bueno:

Nos ponemos en contacto con usted desde la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) debido al preocupante curso que su universidad va a realizar como curso de verano titulado “La enfermedad: ¿enemiga o aliada?”. Visto los contenidos de dicho curso, desde nuestra asociación de afectados, no podemos dejar de avisarle a usted y a su universidad del disparate del contenido de ese curso.

Entre los temas que se van a dar, voy a enumerar sólo algunos que consideramos los más relevantes, explicando qué son y por qué una institución tan respetable como la Universidad de Málaga no debería impartirlos. Añado los enlaces y referencias necesarios para que pueda contrastar todas mis afirmaciones y que usted, por sí mismo, certifique que es un disparate dar, como válidas, terapias que no han demostrado su eficacia y que, en el mejor de los casos, sólo sirven para sacar el dinero a enfermos desesperados o incautos y en el peor, como ya ha ocurrido, para segar la vida de gente y arruinar familias. Entiéndame que, como miembro de esta asociación, sé muy bien de qué hablo y podría enumerarle muchísimos casos de los que tenemos constancia. Pero aquí no voy a hablarle de casos que, aunque anecdóticos, son muy representativos; voy a hablarle de ciencia.

Un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista JAMA Ontology, muestra que estas “terapias”, aunque se vendan como complementarias, suponen un peligro para el paciente, pues muchos de ellos retrasan o abandonan las terapias que han demostrado su eficacia. Un ejemplo claro de cómo estas pseudociencias retrasan la aplicación de la medicina es el reciente y famoso caso del cantautor Manolo Tena. Otro estudio publicado en la revista Anales de Pediatría pone de manifiesto que estas “terapias” mal llamadas complementarias pueden poner en serio riesgo a las personas, incluso niños, que la siguen y han demostrado científicamente en un artículo publicado en Annals of Oncology que son perjudiciales para los pacientes que las siguen. Y todo esto sin ningún beneficio, como se ha puesto de manifiesto en un reciente informe para el Gobierno Australiano.

Por otra parte, prestigiosas asociaciones como la AECC, la Fundación contra el Cáncer o la Asociación para el Avance de la Hipnosis Experimental y Aplicada ya han manifestado que estas pseudoterapias no tienen aval científico y ponen en serio riesgo la integridad de los pacientes. Y la asociación RedUNE, para la prevención del abuso de la debilidad y derivas sectarias, ha publicado recientemente un extenso dossier sobre la peligrosidad de la Bioneuroemoción®, que sólo beneficia a las cuentas de los que tienen la marca registrada a costa de enfermos desesperados.

También son preocupantes las declaraciones vertidas por el secretario del curso, el Catedrático Pedro Fernández-Llebrez, en el diario Málaga Hoy, en donde afirma que la Universidad no puede inmiscuirse en los contenidos del curso y para ello utiliza la falacia de la bola de nieve, afirmando que si prohíbe este curso, en el futuro se podría prohibir cualquier cosa. Este argumento no es más que una exageración; somos personas sensatas y sabemos distinguir entre la libertad de expresión y lo que es proporcionar información falsa. Y, aunque la Constitución Española nos da el derecho de expresar libremente nuestra opinión, también nos obliga a que cumplamos con los artículos 43 y 51 que nos exigen que fomentemos la protección de la salud de los ciudadanos y de una educación sanitaria basada en informaciones veraces y la defensa de consumidores y usuarios. Es por eso que se puede denunciar a una empresa si hacen afirmaciones sobre sus productos que no son veraces, pese a que las personas que la forman tenga derecho a la libertad de expresión. Como afectados directos tampoco admitimos la falacia de autoridad como aval para realizar el curso; ningún estudio o título que tengamos nos exime de equivocarnos alguna vez o de tener creencias absurdas, como las del premio Nobel de Química Kary Mullis que defiende que el SIDA no existe, o de la Catedrática Mª del Carmen Álvarez Herrero, directora del curso.

Es por todo esto que le pido, por favor, y como miembro de una asociación de afectados, que tome las medidas oportunas para que no se lleve a cabo dicho curso por el riesgo a la salud pública que es dar información falsa, en el delicado terreno de la salud, más cuando se le da un carácter oficial desde una institución con tanto prestigio como el de la Universidad de Málaga.

Un cordial saludo,

Share This:

José Manuel Gómez Soriano

11 Comments

  1. Ultimo párrafo del articulo “Cumbre de pseudociencias en la universidad pública”(Málaga) en El Pais(1/6/16):
    “El curso se celebrará en el Hospital Real de la Misericordia, en Marbella, con el título “La enfermedad: ¿enemiga o aliada?”. Su directora, catedrática de Genética “con 44 años dedicados a la docencia y la investigación”, defiende su pertinencia. “Es un foro abierto a discusión y debate. Nadie está en posesión de la verdad”.
    ¡¡¡Alucinante!!! (también alucinante aunque haya sido tergiversado por El Pais)

  2. Gracias por la carta. Acabamos de entregar un escrito con 67 firmas de profesores de la UMA solicitando la retirada del curso. También luchamos desde dentro contra este engendro.
    Fdo. Fran Gordillo. Profesor de Ecología de la UMA

    • Sí, lo sabemos, y desde APETP agradecemos vuestra labor. Estamos viendo cómo poder ayudaros a vosotros también y vamos a intentar que el resto de centros de la UMA conozcan esta aberración y se pongan en contacto con vosotros para unir las firmas y las protestas.

  3. No utilicen eufemismos que están llamando información falsa a la ATROCIDAD y las ABERRACIONES…Y los casos anecdóticos no son representativos, no son tan anécdoticos, no es que sean representativos son la PRUEBA EVIDENTE de esas MENTIRAS, que si realmente sirvieran para algo no habría gente quejandose…Y se lo dice alguien que no cree tampoco en la ciencia. En cualquier caso esas terapias se han metido ya en los círculos universitarios y científicos y ya no se puede hacer nada, el daño está hecho y a convivir en una aparente tolerancia. Felicidades humanos, cread más locos, cread más enfermos, cread más muertos y ojalá los vivos se vuelvan unos contra otros sólo porque no sabéis dar más que mierda. No puedo decirlo de otra manera.

    • Estamos siendo políticos, a veces no se consigue nada atacando y es mejor empezar yendo a buenas. Pero puedes estar segura que nuestro siguiente correo no va a ser tan comedido si no atienden a razones. Quizás con denuncia de por medio, nuestros socios abogados lo están viendo.

      Por otra parte, los casos anecdóticos lo son porque no hay un estudio científico que haya analizado sistemáticamente en qué proporción pasan estos casos. Nosotros tenemos constancia de muchos casos pero nunca se puede llamar a esto como prueba, por lo menos no una prueba científica. Si tuviéramos recursos sí que intentaríamos realizar un estudio sistemático para saber exactamente en qué proporción de gente se ve negativamente afectada. La ciencia no es perfecta y esto incluye la medicina, pero se lleva un registro más o menos sistemático de los efectos secundarios de los medicamentos y tenemos una aproximación de ellos. Con estas atrocidades y aberraciones, como tú bien las llamas, no tenemos tal registro y no sabemos el alcance de este mal, aunque seguro que intuimos que es altísimo.

  4. Por cierto vayan mandando un escrito similar a la UNED, en la que estudié hace años..por sus vídeos gnósticos, sobre madam blavatsky y gurdjieff, que por cierto también estaban relacionados con estas terapias y los menciono porque aún me resuenan sus nombres…o librerías que ya venden sus libros http://psicologia-uned.com/index.php?topic=12405.0 o los hospitales de Madrid o de quién sabe dónde, en los cuales se practica el reiki, oiga si ya no tenemos bastante con los errores médicos encima tendremos que cargar con el terapeuta chalado de turno o a lo mejor quizás que nos opere/trate algún médico bienintencionado influido por estas terapias que reduzca el mínimo porcentaje de que sobrevivamos a una muerte segura. Mándeselo también al Hospital de Segovia, así por la parte que me toca, aunque hoy por hoy casi prefiero morirme en la calle.

    • Estamos en ello, ya hemos conseguido eliminar varios cursos y másters similares como el de la UV y el de la UB pero no damos a basto, somos pocos y hay mucho por hacer. Pero desde APETP, en paralelo, estamos intentando ir a la raíz del problema, es decir, directamente a la legislación para que no se permitan este tipo de cosas y sean denunciables. Toda la ayuda es buena y si te preocupan estos temas y quieres colaborar, te animo a que te hagas socia. Envía un mensaje a través de nuestra página de contacto con tu voluntad de hacerlo.

  5. Y no le digo ya nada de la influencia de las meditaciones, que yo las hago en el gimnasio…No sé si pretenden pararlo ahora..no sé…Ahora bien, en cualquier caso ahí no pretende cobrarte hasta el último mono y las chaladuras son mucho menores, algo hemos mejorado.

Comments are closed.